Para proteger su ordenador por su propia seguridad y la de su cuenta, le informamos de los principales pasos a seguir para mantener su ordenador a salvo:
  • Evalúe la opción de instalar un programa antivirus ya que este le ayudará a combatir los virus que buscan dañar su ordenador.
  • Una vez que haya instalado el programa antivirus, necesitará actualizarlo de forma regular para que sea capaz de detectar los nuevos tipos de virus que pueden aparecer diariamente. Por lo tanto, visite el sitio del fabricante del antivirus de manera constante para que pueda realizar las actualizaciones. Debe decidir si desea comprar un programa antivirus y después renovar la suscripción cuando sea necesario, o si es posible descargar un programa gratuito. 
  • No abra correos electrónicos de remitentes que no conozcan ni archivos adjuntos desconocidos. Muchos virus vienen como archivos adjuntos en correos electrónicos e infectarán su ordenador tan pronto como usted los abra. Es mejor no abrir ningún archivo adjunto a menos que sea algo que usted esté esperando.
  • Activar "Bloquear ventanas emergentes" en su navegador. La mayoría de ventanas emergentes son creadas por compañías de publicidad para vender sus productos, pero también es posible que estas puedan contener códigos inseguros que pueden infectar su sistema. Un bloqueador de ventanas emergentes puede prevenir la apertura de algunas o todas las ventanas emergentes.
  • Mantenga su navegador actualizado. Su navegador de Internet activará actualizaciones de seguridad en algunas ocasiones para ayudarlo a proteger su ordenador.
  • Instale un programa firewall, un programa firewall puede ayudar a detectar actividad sospechosa si un virus o un gusano informático intentara conectarse en su ordenador. También puede evitar que virus, gusanos y hackers descarguan programas potencialmente dañinos en su ordenador.
  • Limpie las cookies y  su historial de navegación. La mayoría de navegadores almacenan información de los sitios web que usted visita y los datos registrados en ellos, tales como su nombre, dirección o contraseña. Aunque pueda parecer conveniente tener la información registrada en ciertas web, también es recomendable borrar parte o toda la información de forma frecuente para proteger su privacidad.